Por Blanca Bastida

No importa si deseamos adquirir una propiedad para residir en ella o para rentarla y recuperar con creces la inversión, ya que el proceso varía muy poco. Cualquiera que sea tu motivo, te recomiendo evitar lo siguiente:

Enamorarte sin fundamento.

Tanto en el amor como en los negocios, no te vayas con la primera que veas. Que el sentimiento no perturbe tu razón ni pierdas la objetividad porque corres el riesgo de no ver algunos datos importantes que debes tener en cuenta:

•    La ubicación.
•    La demanda de propiedades similares.
•    El estado general de la unidad como de sus alrededores.
•    Amenidades.
•    Facilidad de alquilar o revender.
•    Y sobre todo, la inversión inicial.

Por ejemplo: un departamento puede estar perfectamente ubicado cerca de la playa, con piscina, seguridad, tener áreas verdes y ascensores, pensaríamos que no hay problema alguno, sin embargo debemos considerar no solo el costo de la unidad sino también su mantenimiento y cuotas condominales, ya que la suma de éstos se deben comparar contra el ingreso mensual que se espera recibir. En cambio, un grupo de departamentos en la misma zona bien ubicada, sin tantas amenidades y sin requerir gran mantenimiento, seguramente se ocupa con la misma rapidez pero ofreciendo una ganancia mayor (ya que los costos seguramente serán menores), ergo, es una opción más rentable.
¡Que no te den ataques al corazón! Sigue tus criterios de inversión con la cabeza fría.

3erroresbienesraices

La precipitación.

Voy a ganarme un zape en la cabeza por parte de mis amigos del sector pero te aconsejo: ¡Tómate tu tiempo! Compara propiedades, haz sumas y restas, ¡Haz tu tarea! No te precipites pensando que vas a perder la oportunidad de tu vida. Si la propiedad se vende, no es grave, ve sobre la siguiente pero toma la decisión seguro, confiando en tu asesor. Recuerda que en el mundo inmobiliario no existe eso de un único amor.

Compara, calcula, piensa y cuando estés seguro, invierte. Es la mejor forma de disfrutar con creces tu decisión.

Buscar lo más barato.

El precio es indudablemente un elemento de selección, pero ten cuidado, los precios muy bajos a menudo esconden sorpresas y el sentimiento de haber encontrado una ganga te puede nublar la razón. Si es demasiado barato, éstas podrían ser algunas razones:

•    Un área no muy recomendable.
•    Un vecino deshonesto.
•    Algunos inquilinos existentes que no pagan el alquiler.
•    Demasiado trabajo de mantenimiento.
•    Un problema estructural.
•    Algún detalle molesto como un camino de tierra o algún lugar ruidoso cerca como un bar.

Sé prudente: indaga con los vecinos, vuelve en diferentes momentos del día, consulta con un profesional de la construcción y si después de analizar todos los pros y contras estás decidido, actúa.

Finalmente, recuerda que tu objetivo principal en este tipo de inversión es: GENERAR GANANCIAS, no dolores de cabeza. Pongo a tu disposición mi conocimiento, tiempo y servicios como asesora inmobiliaria, ayudándote a responder preguntas y tomar la decisión correcta. Escríbeme a bbastida@cbriveras.com o llama a la oficina de Coldwell Banker Riveras en San Jose (624) 142.5544, con gusto atenderé todas tus dudas.

Related posts

Thanksgiving dinners in Los Cabos

Thanksgiving is around the corner and although it is the perfect time to be grateful and cherish...

Continue reading

Golf Courses to enjoy in Los Cabos and La Paz

Get your Golf On Designed by world-renowned players and a singular backdrop of ocean and desert,...

Continue reading

Diamante Cabo San Lucas, Unique Luxury Get-Away

If you are truly interested in a unique luxury get-away, Diamante Cabo is your place to go! Settled...

Continue reading

Join The Discussion